11. Sodio

Empiezo por fin la tercera fila de la tabla periódica y el segundo elemento de los metales alcalinos. Ya vimos el primero, el litio. Bueno, ya sabes que el hecho de que estén en la misma columna significa que tienen la misma valencia, es decir, el mismo número de electrones en la última capa. En el caso que nos ocupa, ese número se reduce a uno. Y ese “uno” es la clave.

Vamos a estudiar qué pasa entonces con el también llamado Na. El sodio es Na y no So o Sd (como sería lo lógico) debido a que al carbonato sódico (la sosa) se le llamaba antiguamente natrium. El responsable de ese apelativo fue Jön Jakob Berzelius.

El sodio tiene 11 protones en su núcleo (Tiene, además, entre 7 y 26 neutrones). El número de electrones es el mismo que el de protones, 11, y se distribuyen en sus órbitales de la siguiente manera: 2 en la primera capa, 8 en la segunda y 1 en la tercera.

Ese electrón libre de la tercera órbita es muy importante, pues el sodio va a cederlo con mucha facilidad, para quedarse así con la última capa completa. Por ello, el sodio se asocia a muchos elementos que querrán ese último electrón y él no tendrá ningún problema en cederlo. Es la razón por la que es muy difícil ver sodio en su estado puro. Siempre está asociado con algo.

Lo que les pasa a los elementos que siempre forman compuestos con otros es que ha sido difícil descubrirlos. El oro, el hierro, el cobre… es relativamente fácil diferenciarlos, porque son abundantes en estado puro. Por eso, aunque por el ser humano ha usado desde siempre sal como complemento alimenticio, era difícil saber que en realidad está compuesta por dos elementos: sodio y cloro (NaCl).

Pero el descubrimiento del elemento número 11 no se obtuvo a partir de la sal común sino del hidróxido sódico (NaOH), más conocido como sosa caustica. Fue un gran químico el responsable: Sir Humphry Davy, en 1807.


Resultado de imagen de humphry davy
Humphry Davy. 

No hay que confundir la sosa caustica con la sosa (a secas). La segunda es carbonato sódico. La primera es un líquido es peligroso, tóxico, corrosivo… pero con muchísimos usos. Puede que la hayas visto por casa, pues se suele utilizar para la limpieza o para desatascar tuberías. En la industria se utiliza sobretodo para fabricar papel, jabones (El jabón de Marsella, por ejemplo), explosivos o incluso se utiliza mucho en la industria petrolera. La sosa caustica se produce a partir del carbonato sódico.

El carbonato sódico, carbonato de sodio, sosa, a veces natrón o simplemente Na2CO3 es conocido desde la antigüedad y se usaba para fabricar jabón, vidrio o tintes. Ablanda el agua, con lo que hoy en día es muy usado como quitamanchas, pues favorece la acción del jabón. El natrium (natrón) proviene de la palabra ntr, de los egipcios, donde existían grandes cantidades de esta mezcla de sales de sodio alrededor de los oasis. Lo utilizaban ellos para momificar a sus muertos. Y funcionaba porque ese producto deshidrataba los tejidos del fallecido y evitaba así que las bacterias lo descompusieran. Además de para sus muertos, lo utilizaban para los vivos, ya que si lo mezclaban con la grasa de los animales, obtenían algo parecido al jabón. Hoy en día se utiliza para fabricar detergentes y regular el PH del agua (su acidez), por ejemplo.

Y para terminar de liarlo, también está el bicarbonato de sodio (NaHCO3). Es un antiácido que se descompone fácilmente en CO2 y agua, debido a lo cual, se suele utilizar para fabricar gaseosa o bebidas con burbujas. También se utiliza en repostería, porque al liberar el CO2 hace que la masa suba. Tiene otras aplicaciones médicas, como buen antiácido que es… puedes tomar un poquitín (hay gente que se toma media cucharadita diluida en agua todos los días) si tienes acidez, pero no te pases, porque al soltar CO2 podría fastidiarte el estómago. 

Sobre la sal común, bueno, los químicos la llaman cloruro sódico (NaCl) ya que, como he dicho, consta de cloro y de sodio. El cloro le quita un electrón al sodio y éste se queda en forma de ión positivo, Na+, que es uno de los responsables (junto con el potasio, el siguiente en la lista de metales alcalinos) de la transmisión del impulso nervioso. Además, también gracias a los iones de sodio las células pueden controlar la presión osmótica. (Fíjate si no es importante la sal). (Tiene algo que ver, claro, que la vida evolucionara en un mar lleno de sal). El sodio y el potasio son electrolitos que los riñones intentan mantener a un nivel adecuado. Si bebes mucha sal, y hay exceso de sodio, los riñones no trabajan bien y retienes líquidos, esto es, hay más sangre por tus venas, lo cual puede dar lugar a hipertensión.  

A pesar de que sea tan necesario para nosotros, el sodio es muy peligroso. En estado puro, como digo, reacciona con muchas cosas y, lo hace tan fácilmente que resulta hasta violento. Reaccionan sin esfuerzo con el oxígeno y con el agua, lo cual, debido a la abundancia de éstos, hacen del sodio puro un elemento muy peligroso.

Si lo juntas con agua, obtendrás como resultado hidróxido sódico e hidrógeno. Es una reacción bastante violenta. Es incluso peor que lo que pasaba con el litio. Ya sabes lo peligroso que puede llegar a ser el hidrógeno...  

Na + H2O => NAOH + H2

Podemos experimentarlo nosotros mismos, haciendo pasar una corriente eléctrica por agua salada, conseguiremos desplazar los iones de sodio hacia uno de los extremos (cátodos) y veremos el sodio (en realidad veremos como el sodio reacciona con el agua, generando hidrógeno). En el otro extremo, con paciencia, podríamos ver como se queda una sustancia verdusca, que sería el cloro. Se ve un poco en el siguiente vídeo:



El sodio, además de formar compuestos muy comunes, se utiliza en diferentes y variadas aplicaciones, desde las lámparas de vapor de sodio (muy usadas en alumbrado público, ya que tienen un muy buen rendimiento) hasta en células fotoeléctricas. También se utiliza como agente reductor en ciertas aleaciones químicas. El perclorato sódico (NaClO4) se utiliza para la fabricación de explosivos.

Resultado de imagen de Halita mineral
Halita. NaCl. El mineral más "salao". 
Siguiente elemento: El magnesio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario