10. Neón

Neón. ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza? ¿Las luces de neón? ¿Uno de los famosos gases nobles? Seguro que a la mayoría de la gente le viene la imagen de un cartel luminoso a la cabeza…Bueno, vamos a aclarar alguna cosa sobre el elemento número 10.

El neón es el segundo gas noble de la Tabla Periódica (el primero es el helio). El hecho de que ambos sean gases nobles vamos a ver que significa que tienen un cierto parecido razonable.

Ambos elementos tienen su última capa completa. El helio tiene 2 electrones en la primera capa y el neón tiene, además, los 8 electrones necesarios para completar su segunda y última capa (Tiene 10 electrones en total). Eso es lo que hace especial a ambos elementos. Son muy estables, su principal característica.

Fue en la década de 1890 cuando William Ramsay, utilizando una nueva técnica para licuar aire, aisló 5 elementos nuevos (Con ayuda de Morris Travers) hasta entonces desconocidos (Y eso que uno de ellos, el neón, es el quinto elemento más abundante del Universo, después de hidrógeno, helio, oxígeno y carbono).

Resultado de imagen de william ramsay and morris travers
William y Morris. 
Antes de ser descubierto, ya se intuía que había algo en el aire a lo que no le habían puesto nombre, porque nadie se explicaba cómo era posible que el nitrógeno del aire pesara menos que el nitrógeno obtenido en el laboratorio. William encontró el neón, junto con el resto de los que hoy se conocen como gases nobles. Le dio un disgusto a Dmitri Mendeléiev, que inicialmente se opuso a aumentar su Tabla Periódica. William Ramsay recibió un merecido Premio Nobel de Química en 1904.

Llamó a uno de los nuevos elementos a partir de su denominación en griego “neos”, que significa “nuevo”.

Resultado de imagen de neon
Ramsay fue el primero que experimentó con estos gases y por lo tanto el primero en comprobar que brillan de una manera especial al ser excitados en un campo eléctrico. En el caso del elemento que nos ocupa, el color era un tono carmesí (rojizo, para los que solo conocemos 4 ó 5 colores).



El inventor de los tubos de neón, por cierto, fue un francés, Georges Claude. Y hasta entonces había sido difícil encontrarle una utilidad a este noble gas. 

En la entrada "Conceptos sobre el átomo" ya comenté que los electrones siempre tienen un nivel en el que orbitan normalmente. Pues cuando cambian a un nivel de menor energía, emiten la energía sobrante, y lo hacen generalmente en el rango visible. El campo eléctrico excita a los electrones de los átomos de neón y emiten esa luz cuando vuelven a su sitio.

En los tubos de neón hace falta muy poco gas para que brille y lo bueno que tiene es que pueden fabricarse con diferentes formas y fueron muy populares para hacer las letras en los comercios. Luego, se empezaron a utilizar otros gases y colores diferentes y hoy en día están siendo totalmente destituidos por los leds, así que si ya tenía pocos usos…

Resultado de imagen de neon lights
Típico cartel de "luces de neón"
A parte de las luces, el uso más común del neón es como refrigerante, ya que permanece en estado líquido hasta los -248´6ºC y tiene un alto calor específico. (El helio enfría más, pero es más caro). Menos común es el uso del neón para láseres. Los típicos láser de laboratorio (El primero en usarse fue en 1961 por Ali Javan) suelen emplear helio y neón (A no ser que los de laboratorio también se hayan ido sustituyendo por los de LEDs). Funcionan con éstos gases dentro del láser a los que se les somete a un alto voltaje, la luz, utilizando unos espejos se concentra en un punto y con ello se obtiene ese característico y brillante haz de luz roja.

Resultado de imagen de neon laser
Laser de Neón de J&K. 
Siguiente elemento: El sodio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario